20 mayo 2009

En recuerdo de Jesús Tejederas

El principal objetivo de la celebración del Año Internacional de la Astronomía es concienciar a los ciudadanos de todo el mundo del lugar que ocupa el ser humano en el Universo. Fue Galileo Galilei, hace 400 años, quien inició los descubrimientos que han hecho posible que la Ciencia destierre la sinrazón y posibilite el desarrollo del conocimiento científico y el progreso social. Fue la primera Revolución Científica a la que seguirían la de Darwin y la de Einstein en siglos posteriores. Jesús Tejederas Dorado fue fiel seguidor del espíritu de Galileo, no sólo por la defensa de sus principios, sino por su pasión por la Astronomía. Como miembro fundador de nuestra Asociación Profesorado de Córdoba por la Cultura Científica realizó una gran labor en la divulgación científica, en las reivindicaciones por una mejora de la enseñanza de las Ciencias y en todas las actividades que se realizaron desde su creación.

Hace un año que nos dejó. Su fallecimiento se produjo sólo dos días después de un homenaje donde le nombramos Socio de Honor y en el que nos reunimos casi un centenar de amigos y familiares. El desenlace fue estremecedor, toda una lección de valentía, de lucha hasta el final, de no renunciar a vivir plenamente hasta el último momento.

En este año de celebraciones astronómicas hubiese disfrutado organizando y participando en todas las actividades. Su labor hubiese sido crucial como presidente y motor de la Agrupación Astronómica de Córdoba. El querría haber estado, éste era su año, pero la enfermedad se lo impidió. Aún no lo hemos superado y reemplazarle será imposible. Así nos lo transmitió en aquel último encuentro, donde nos contó su llegada a Córdoba con once años y el descubrimiento de un cielo que Madrid le ocultó durante la niñez; un cielo que hoy día tampoco es visible desde Córdoba. Por eso luchó contra la contaminación lumínica, porque todos deberíamos conocer y disfrutar de nuestro cielo, algo cada día más difícil, a pesar de las leyes que intentan devolvernos ese patrimonio de la Naturaleza. ¿Quién ha visto la Vía Láctea en todo su esplendor? Aquellos que la hemos presenciado alguna vez sabemos que es una experiencia única, un espectáculo que todos podríamos presenciar si nuestras luces artificiales no apuntaran al cielo.

Todos perdimos un gran amigo, un compañero de aventuras. En lo que me toca personalmente, le admiraba. Siempre estuve dispuesto a acompañarle, a aprender de sus enseñanzas, a compartir noches estrelladas. Nunca olvidaré sus bromas, su sonrisa tan especial, a pesar de que cuando le conocí ya estaba enfermo, pero era parte de su lucha, transmitir alegría a los que le rodeábamos.

Cada vez que miremos el cielo pensaremos en él. Imposible no recordarle, siempre junto a sus telescopios. Seguiremos sus pasos y haremos caso de su última voluntad: "Enamoraos de vosotros mismos, mirad en vuestro interior. El cielo os ayudará a ser libres, a estar más cerca de la Naturaleza".

Rafael Enriquez

Etiquetas: ,

1 comentarios:

A las 8:09 p. m. , Blogger BLOG DE MARGARITA TEJEDERAS ha dicho...

Gracias, Rafa a y todos los componentes del "Profesorado de Córdoba por la Cultura Científica" por recordar a Jesús con este conmovedor artículo, sobre todo muy emotivo para para nosotros, su familia.

Sí, este año, año internacional de la Astronomía, le hubiera encantado haber participado con todos vosotros, amigos y compañeros de Cultura Científica y sobre todo de Astronomía, haber disfrutado de tan buenas actividades que estáis organizando y sobre todo seguir mirando al cielo.

Desde hace un año "cada vez que miramos al cielo pensamos él"

Gracias.

Margarita Tejederas.

 

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal