28 noviembre 2006

CENICIENCIA ANDALUZA

Me lo temía. No quería hacer la prueba pero he caído en la tentación. He recorrido virtualmente la Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2006 y los espacios dedicados a las Ciencias prácticamente no existen. Desconozco si en las estanterías se expondrán volúmenes dedicados a las Ciencias, pero lo que es en la estructuración de eventos, espectáculos y actividades previstas…poco de nada. Una verdadera pena. Para colmo Andalucía, como invitada de honor, engalanará el festejo con lo mejor de su literatura y su arte ….Es cierto que nuestro arte y nuestra literatura alcanzan un nivel superior al de nuestra ciencia pero también es cierto que una Consejería de Cultura sin Ciencia es una Consejería sesgada, limitada, e incompleta…..Que yo sepa la creación científica, los descubrimientos, las explicaciones científicas son hechos culturales de primer orden y, en mi opinión, debieran de estar presentes en ferias como esta.

El adelanto que hacía “Cuadernos del Sur” del citado evento ya daba a entender que Las Ciencias no son cultura y no pintan nada en Guadalajara. Se nos llena la boca y multitud de páginas hablando y escribiendo acerca de de las letras andaluzas, del folklore y de nuestros tópicos pero ni una línea para las Ciencias. Aspectos científicos de la cultura pasan desapercibidos e importa un bledo la cultura científica de la ciudadanía. ¡Luego se quejan de la distancia entre Ciencias y Sociedad! ¿Qué tiene que ocurrir para que la creación científica sea tratada al mismo nivel que un cuadro, una novela o una danza?.

Mi inquietud se ha desbordado cuando he visto que Andalucía como estrella invitada de este acontecimiento inunda Guadalajara de literatura, cine, teatro, poesía, barroco, artes visuales,……..bien, muy bien, nada que objetar…..sólo el terrible y tremendo desequilibrio /discriminación hacia ese sorprendente e innovador mundo que cultivan los científicos y las científicas de Andalucía. ¿Es que el doctor Bernard Soria no tiene categoría para estar en Guadalajara? ¿Porqué no divulgar qué pasa con los genes asociados al síndrome metabólico? ¿No tienen importancia los biocombustibles en Andalucía? ¿Cómo están las investigaciones que relacionan la conveniencia del aceite de oliva para tratar el cáncer de mama y la trombosis? ¿Qué es el banco de datos sciencepics? ¿No se puede decir nada del aprovechamiento solar en esta tierra de intensa luz?

Una vez más la ceniciencia se ha quedado en casa. Me gustaría que de una vez por todas la Consejería de Cultura elevara la Ciencia a categoría de hija. Si para ello tiene que colaborar con las Consejerías de Educación y de Innovación, Ciencia y Empresa, bienvenidas sean las alianzas entre Consejerías. Por cierto, los laboratorios de escuelas e institutos siguen sin ser utilizados para los fines que se construyeron.

Sebastián Muriel

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal